ADOPTAR NUEVOS AMIGOS PELUDOS

Cuando decidimos adoptar nuevos amigos peludos para que formen parte de nuestra familia, debemos saber: que no es lo mismo que sea adulto o que sea un cachorro; pues aunque debemos procurarle los cuidados necesarios a nuestra mascota tenga la edad que tenga, es especialmente importante en estos últimos porque están en la etapa de desarrollo y todo lo que  hagamos en este momento va a marcar casi toda la vida de nuestra mascota. No olvidemos que lo más importante para nuestras mascotas no es que los llevemos al veterinario o  le demos los cuidados cuando están enfermas, sino que les demos estos cuidados antes de que se pongan enfermas, para prevenir cualquier patología dentro de lo que sea posible  y poder asegurar así una salud de hierro a nuestro nuevo amigo.

A continuación, se enumeran los aspectos más importantes a la hora de tener un cachorro:

NUTRICIÓN

Es uno de los aspectos fundamentales en la salud de nuestro cachorro para que este fuerte y sano. No olvidemos que están en una etapa muy importante de desarrollo, por lo que si es posible, debemos darle un buen pienso, de buena calidad y que sea siempre de cachorro debido a las necesidades especiales de esta etapa. La cantidad debe ser la recomendada según la marca de pienso y en el caso de cualquier duda debemos consultarle a nuestro veterinario porque, no debemos olvidarlo nunca, esto son cantidades recomendadas que pueden variar según la raza, actividad o el propio individuo.

 


En el caso de los perros, lo mejor es no mantener la comida todo el día sino repartir su cantidad diaria en 3-4 veces y que la consuman en el momento. Los gatos, al contrario que los perros, deben tener su cantidad de pienso puesta todo el día, ya que ellos van más veces a comer . también hay que tener en cuenta que a los gatos es bueno ponerles la mitad de la cantidad diaria de pienso y dejarlo todo el día puesto, y la otra mitad darlo en forma de alimento húmedo, repartido en dos o tres veces. Esto es bueno ya que así aumenta la ingesta de agua diaria y así podemos prevenir patologías urinarias que son muy frecuentes en gatos.

PARASITOS INTERNOS
Existe una amplia gama de antiparasitarios y algunos varían en su forma de administración. Lo mejor es acudir a una primera consulta con nuestro veterinario donde, además de una revisión general del cachorro que es muy importante, nos recomendará un antiparasitario y la forma de administración mas adecuada en cada caso. Existen excepciones, pero por lo general los antiparasitarios internos duran unos 3 meses, por lo que debemos repetirlo pasado este tiempo. Para tener a nuestra mascota protegida frente a estos parásitos.

Debemos saber que por ley, es obligatorio dar el antiparasitario para parásitos internos al menos una vez al año, pero no confundirla con la aplicación de productos antiparasitarios para parásitos externos que es totalmente independiente, con excepción de algunos productos comercializados recientemente que protegen frente ambos tipos de parasitos para poder realizarlas de forma más cómoda.

VACUNACIONES.
Existen diferentes protocolos de vacunación y por tanto pueden variar un poco de un veterinario a otro, pero por lo general debemos comenzar a vacunar una vez que el cachorro tenga 45 días.
Es importante saber que, a pesar de algunas creencias que se han generalizado, el peso del animal no influye en el momento de la vacunación, siempre y cuando nuestro cachorro esté saludable. No debemos tener miedo a que nuestro cachorro sea muy pequeño para comenzar con todas sus vacunas, ya que el no hacerlo puede ser muy peligroso para él porque estará sin ninguna protección.
Un protocolo general de vacunación en perros comienza a los 45 días con:

  • La vacuna Puppy, que incluye Parvovirosis y el virus del Moquillo.
  • Una vez transcurridos 20 días se vacunará de Parvovirosis, Moquillo, Hepatitis y Leptospirosis (Tetravalente).
  • Revacunación de Tetravalente a los 20 días.


 En el gato se comienza con una vacunación frente a Panleucopenia, Herpesvirus y Calicivirus (Trivalente felina); se revacuna transcurridos 20 días al menos  una vez más de trivalente. En el caso de los gatos hay que realizar un test frente a Inmunodeficiencia y Leucemia felina y sin son negativos, vacunar junto con la Trivalente felina de Leucemia, al menos dos veces.

Señalar que es obligatorio por ley que os cachorros con 3 meses tengan el Microchip, Pasaporte y vacuna de Rabia; la cual será obligatoria su revacunación al mes. No está permitido vacunar de Rabia a animales que no tengan Microchip o pasaporte.

 Una vez finalizado este protocolo se pasa a revacunar una sola vez al año con la vacuna anual que incluirá:

  • Vacuna de Rabia y Tetravalente (en el caso de los cachorros).
  • Trivalente felina + Leucemia (en el caso de los gatitos).

PARASITOS EXTERNOS

Otro aspecto muy importante para nuestro cachorro es la desparasitación externa ya que, además de lo incómodo y los problemas que generan por sí solos los parásitos externos, son transmisores de enfermedades muy graves como por ejemplo la Leishmaniosis en perros, entre otras.

Además algunos de estos parásitos externos y por tanto algunas de estas enfermedades también nos afectan a las personas, así que esta prevención es muy importante.

Antiparasitarios externos: hay una gran variedad de productos (comprimidos, pipetas, collares…) y de formas de administración y duración de esta.  Nuestro veterinario debe  aconsejarnos el mejor producto para nuestro cachorro.
 La duración del antiparasitario puede variar según sean pipetas (1 mes), collares (6-8 meses) o comprimidos (1 a 3  meses); lo más importante es que sean productos de calidad, que nos aseguren su correcto funcionamiento y con buena  fiabilidad.
 Por lo general se pueden comenzar estos tratamientos a partir de 1,5-2 meses; así que debemos consultarlo con nuestro  veterinario y comenzar la prevención lo antes posible.

Estos son los aspectos más importantes a tener en cuenta para cuidar a nuestro cachorro. No olvidemos que lo más importante para su salud es la prevención. Se lo merecen, ellos nos dan todo el cariño sin pedirnos nada a cambio; cuidemoslos ellos nos lo agradecerán sin medida.