Eutanasia

Nadie puede imaginar lo duro que es perder a un miembro más de su familia, ya que nuestras mascotas forman parte de ella y su muerte puede ser un momento doloroso y traumático.

Nosotros podemos ayudarte en la toma de esta decisión tan complicada y aplicarle a tu mascota el procedimiento más adecuado para que no sienta ningún tipo de dolor.

Cuando se toma la decisión de “dormir” a un animalito utilizamos un método muy sencillo e indoloro.

Primero se inyecta un sedante intramuscular con el que conseguimos que nuestra mascota se queda relajada y sin inquietud que es muy importante en sus últimos momentos de vida. Cuando ya está totalmente dormido, se administra una dosis alta de un anestésico intravenoso que simplemente producirá una pérdida de consciencia e inmediatamente después la muerte.

La pérdida de conocimiento y la muerte se producen a los pocos segundos de la inyección. Sólo cuando se práctica de este modo la eutanasia es un procedimiento sin dolor para el animal, contolado y muy rápido.

En nuestra clínica el propietario de la mascota es el que decide si quiere estar estar junto a su mascota mientras se le practica la eutanasia, o lo dejan con nuestro equipo veterinario.

Aunque normalmente la mayoría eligen permanecer junto a su mascota hasta que se queda dormido tras haberle puesto la sedación y se despiden de él, sin necesidad de tener que presenciar todo el procedimiento.

Si se queda, es importante para su animal que intente no estar demasiado nervioso o preocupado, pues ya sabemos que son como “esponjitas” de nuestros sentimientos y podríamos trasmitírselo con lo que le causaríamos más estrés.

 Y después puede elegirse entre estas 2 opciones:

  • Puede ser recogido por el servicio municipal o por una empresa privada que lo incineran (esta es la opción más habitual).
  • Puede solicitar una incineración individual con devolución de las cenizas en una pequeña urna.