PREVENCION DE LA LEISHMANIOSIS

La Leishmaniosis es una enfermedad cuyo tratamiento es difícil y largo.

En primer lugar hay que tener en cuenta la prevención en nuestros perros. También tomar medidas médicas preventivas nos ayudarán a proteger a nuestros peludos de esta grave enfermedad.

Para poder prevenirla es muy importante tener presente el ciclo biológico del vector (flebótomo) que la trasmite y el ciclo biológico del parásito (protozoo); que causa la enfermedad; para así poder aplicar en nuestros perros los medios disponibles para poder salvarlos de esta enfermedad tan dura para ellos.

Los medios preventivos disponibles actualmente que nos ayudan a luchar contra la leishmaniasis son:

  • Utilización de sustancias tópicas que protegen a los perros (pero no al 100%).
  • Aplicación de vacunas para prevenir la infección.

Por ello para prevenir la enfermedad es necesario combinar la vacunación con métodos repelentes como:  collares, pipetas, spray…

Los síntomas más característicos de la LEISHMANIOSIS son:

 

Signos

Cutáneos

Falta de pelo alrededor de ojos y trufa. Calvas. Heridas que no sanan. Dermatitis.

Generales

Pérdida de peso. Linfadenopatia. Cojera.

Órganos internos

Afección de hígado y/o Riñón

Los signos clínicos que se presentan por lo general son: los cutáneos, aunque también con una frecuencia inferior aparecen daños en órganos internos.

Por lo tanto si detectas en  algún momento alguno de estos signos en tu perro, primero debes acudir lo antes posible a un veterinario para que realice el diagnóstico de lo que padece.

De lo anterior, se puede concluir que si le haces revisión anual a tu mascota y la proteges frente al flebotomo podrás prevenir que coja la leishmaniosis.