SI LO CASTRAS MEJORAS SU CALIDAD DE VIDA

Como todos sabemos la castración es una cirugía muy simple que mejora la calidad de vida de nuestras mascotas en gran medida. El nombre correcto de cada cirugía es ovariohisterectomía en hembras (se extirpan ovarios y útero) y orquidectomía en machos (se extirpan los testículos).

La edad adecuada a partir de la cual se puede realizar esta cirugía es a partir de los 6-7 meses, dependiendo de la raza del animal ya que debe completar antes su desarrollo. Por ello recomendamos acudir a una cita de revisión a su veterinario antes de la cirugía para que el profesional valore el grado de madurez de nuestra mascota.

Queremos señalar que como muchos otros temas en el caso de las castraciones de los animales hay algunas falsas creencias, como que las hembras deben tener al menos un celo o alguna camada antes de ser castradas, esto es totalmente incierto de hecho mientras antes se castren mayor es la prevención de ciertas patologías como los tumores de mamas, los quistes ováricos, piometras, torsiones uterinas; patologías que no se evitan por que haya tenido alguna camada o haya tenido el primer celo. Otras ideas son que si lo castras tu mascota dejará de ser como era antes de activa, por ejemplo si un animal es activo no va a dejar de serlo, lo que si le desaparecerá en gran medida serán los comportamientos relacionados con el celo. 

Las castraciones en perros y gatos tienen grandes ventajas como por ejemplo:

-En hembras gracias a esta intervención evitamos patologías graves como los tumores mamarios,uterinos, quistes ováricos o piometras, siendo esta última una cirugía de urgencia en al caso que sucediese. No menos importante es el evitar camadas indeseadas, y con esto el alto número de abandonos que hay en nuestro País, los embarazos psicológicos y por supuesto lo molesto e incómodo del sangrado que se produce en cada celo. También pueden evitarse los problemas de dominancia y agresividad hacia otros perros si es causado por los celos.

-En machos también se evitan patologías como los quistes y tumores tanto en escroto, testículos y próstata, se evitan las camadas indeseadas y por tanto los abandonos. También se pueden evitar conductas indeseadas como marcaje, problemas de dominancia, agresividad y territorialidad, escapadas en las que pueden sufrir accidentes o ataques por parte de otros perros, todo esto se evitará si son conductas causadas por el celo. También puede disminuir el olor tan fuerte de la orina de los machos.

A la izquierda testículo normal ya la derecha testículo que se encontraba en subcutáneo.

Es importante saber que en machos hay que tener cuidado ya que puede quedar esperma en el conducto hasta 1-2 meses después de la castración, por lo que cabría la posibilidad de dejar gestante a hembras, al igual que todos los cambios se harán visibles trascurrido aproximadamente este tiempo, ya que las hormonas pueden continuar en sangre un tiempo.

En el caso de las hembras, es importante programar la cirugía, ya que durante el celo o alrededor de éste, el aparato reproductor estará aumentado de tamaño, inflamado y con mayor riego sanguíneo, por lo que lo mejor es realizar la castración sobre dos meses antes o dos después del celo, teniendo en cuenta que un celo normal de una hembra puede durar alrededor de un mes en el caso de la perra, siendo en las gatas más complicado ya que no tienen los celos de forma regular.

No hay que tenerle miedo a este tipo de cirugías, bien es cierto que todas las intervenciones tienen un riesgo, en el caso de las castraciones son cirugías que, si se programan bien, tienen un riesgo mínimo ya que son de rutina y se realiza en un corto periodo de tiempo, con una rápida recuperación. En estos casos los animales vuelven a sus casas el mismo día de la cirugía y muy probablemente al día siguiente muestren un comportamiento normal.

 Cirugía de una hembra de unos 15 kg, en la imagen se puede observar que la incisión para realizar la castración es muy pequeña y por tanto la recuperación de esta será más rápida. Y también resaltar que se ha realizado sutura intradérmica lo que facilita la cicatrización.

 

 

Una parte muy importante para la recuperación, son los cuidados en casa, por eso debemos: colocarles collares isabelinos para que no puedan tocarse la herida, realizar curas diariamente para evitar las infecciones ayudando también a la rápida cicatrización y dar la medicación que prescriba el veterinario (antibiótico y antiinflamatorio) siguiendo sus pautas, para que de esta forma no tenga dolor en ningún momento y no se produzcan infecciones.

En resumen, la castración es la mejor opción para nuestras mascotas ya que de esta forma les evitamos muchas enfermedades y un nivel alto de estrés, y para nuestra tranquilidad ya que evitamos gestaciones indeseadas y conductas incómodas, colaborando además para evitar el gran número de abandonos que existe.

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web