¿QUÉ ES EL SÍNDROME BRAQUIOCEFALICO?

El síndrome braquiocefalico trata de un conjunto de signos respiratorios que se producen por características anatómicas especiales de ciertas razas. 

Las razas braquicefálicas son las que tienen la cabeza en un mismo plano, con el hocico chato y con pliegues. Estas razas son: Bulldog Inglés, Bulldog Francés, Pug, Bóxer, Pequinés, Shih Tzu…

Esto se debe a cambios anatómicos en el cráneo como son:

– Orificios de la nariz estrechos: esto impide que el aire entre y salga con normalidad.

   

           Normal                    S. Braquiocefálico

–  Prolongación del paladar blando: esto causa un aumento de la resistencia al flujo de aire; ya que tapa en mayor o menor grado la entrada a la laringe. 

–  Eversión ventrículos laríngeos: son cavidades situadas por detrás de la epiglotis que separan las cuerdas vocales. En estas razas, la mucosa está inflamada y por eso se produce su eversión. Debido a esto aumenta la resistencia al paso del aire.

 – Hipoplasia laríngea y traqueal: impidiendo también el paso normal del aire, generando mayor resistencia.

A causa de esto, los síntomas que podemos observar en nuestra mascota son dificultad respiratoria, ruidos al respirar que serán más o menos fuertes según la gravedad y respiran por la boca.

Todo esto se agravará con el ejercicio, el estrés o las altas temperaturas. Además, estos animales pueden tener arcadas o toses.

Si el proceso es muy avanzado puede agravarse y provocar síncopes debido a la falta de oxígeno.

Para los perros que padecen el síndrome braquicefálico el único tratamiento que existe es el quirúrgico.

En la cirugía se puede acortar el paladar blando cuando es excesivamente largo, corregir los orificios nasales cuando son más estrechos de lo normal y realizar la extirpación del tejido de los ventrículos laríngeos evertidos.

Estas cirugías no suelen ser complicadas, por lo que son de bajo riesgo, pero siempre será menor mientras menos avanzado esté el síndrome braquicefálico y cuanto más joven sea el perro.

En la cirugía del síndrome braquiocefalico no es necesario realizar las tres técnicas, esto depende de lo evolucionado que esté el proceso. Por lo anterior es importante acudir a revisiones con nuestro veterinario desde que son cachorros.

                                                          

Nunca debemos pensar que es normal que nuestra mascota ronque o haga ruidos al respirar, parecen graciosos y nos acostumbramos a que sea normal en este tipo de razas, pero no lo es, nuestra mascota tiene una dificultad respiratoria que puede llegar a ser grave.

Es muy importante revisarlos y realizar el tratamiento lo antes posible; para que no empeore y así puedan disfrutar de una vida saludable nuestras mascotas.

Hay que tener en cuenta que al tratarse de cirugías, mientras más edad tenga el animal mayor será el riesgo.  Por tanto debemos realizar las revisiones y el tratamiento lo antes posible.

Tener nuestra mascota sana y feliz es fácil y siempre comienza con la prevención.